Usted está aquí

¿BRexit,FRexit,GRexit,ITexit?

Aprovecho este momento de reflexiones sobre la Unión Eurpoea para cometar sobre lo que algunos han dado en llamar el Principio del Fin de Europa o por qué el BRexit es precisamente el principio.

El 23 de Junio de 2016 el Reino Unido votó abandonar la Unión Europea y acabó con la fortaleza del mundo europeo sin necesidad de una guerra. Y además de un modo impecable, basándose en la legitimidad de un orden jurídico complejo y en la redacción sencilla de un Artículo del Tratado de la Unión Europea (TUE).

Era tan impensable que algún Estado Miembro pudiera adoptar esta decisión que la posibilidad quedó contemplada al final, en un artículo incluido en el Título VI de Disposiciones Finales del TUE. Existía optimismo. El Art. 50 en su apartado 1. dice: “Todo Estado miembro podrá decidir, de conformidad con sus normas constitucionales, retirarse de la Unión”. Muy claro

Ha sido solamente el resentimiento de 17 millones de votantes ingleses convenientemente aleccionado por el UKIP lo que ha dinamitado la UE.

El 16 de Junio, una semana antes del referéndum, tras una campaña ruidosa, llena de rencor, Jo Cox política de centro-izquierda, defensora de la permanencia en la U.E, fue asesinada brutalmente en la calle. Su asesino declaró que debía darse muerte a los traidores que iban contra la libertad de Inglaterra. Jo Cox es quizás la primera persona asesinada por su creencia y sueño de Unión Europea, y el Parlamento Europeo debiera resaltar este hecho para la historia, si no lo está haciendo ya.

Se creía que el brutal asesinato actuaría como un toque de atención, y que las urnas mostrarían el buen sentido económico de la decisión de permanencia, no tanto los ideales sociales de una Europa unida que tanto miedo producían en una parte importante de la sociedad británica. El 51,9 % decidió la salida e inclusive el distrito al que pertenecía Jo Cox votó también a favor de la salida.

La previsión legal del Art 50 en su apartado 2 es que el Estado Miembro debe notificar su intención al Consejo Europeo, aunque no aclara en que plazo de tiempo tiene que producirse: No está definido el “dies a quo” , aunque lógicamente debe de producirse antes de las fechas en las que le tocaba al Reino Unido la presidencia del consejo, en Junio de 2017. El Presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Junker fué muy claro al respecto y al día siguiente urgió al Reino Unido a no dilatar la comunicación de la decisión adoptada, tal y como se ha adoptado, comparando la situación con una ruptura matrimonial y diciendo que no se trata de un divorcio amigable ni tampoco asunto amoroso intimo lo que se rompe, probablemente aludiendo al carácter “templado” de las relaciones UK-UE.

Debe negociarse entre el Estado saliente y la U.E un acuerdo específico, que entrará en vigor una vez alcanzado éste, o en su defecto a los dos años de la notificación a que se refiere el apartado 2, salvo si el Consejo Europeo, de acuerdo con dicho Estado, decide por unanimidad prorrogar dicho plazo (Art. 50 Apdo. 3).

El acuerdo de desconexión debe ser ratificado por el Parlamento Europeo y se votará por mayoría cualificada.

El efecto económico de la decisión está siendo brutal, aunque todavía no ha producido impacto directo en la población, que es quien votó por la salida. La cotización de las acciones en los mercados británicos cayó hasta 3 billones de $ en dos días y existe amenaza de nueva recesión global cuando la última empezaba a desvanecerse. Se ha alcanzado el contravalor más bajo de la Libra esterlina en los últimos 40 años.

EEUU y su influencia en el mundo occidental se resiente por la perdida de su mejor aliado en las decisiones de UE, e inclusive al propio Reino Unido le surgen problemas con los escoceses, cuya mayoría (62%) voto a favor de la permanencia, y que actualmente se plantea un nuevo referéndum para poder separarse del Reino Unido y permanecer en la U.E.

La realidad es que el Reino Unido constantemente ha puesto oposición a muchas regulaciones de la Unión Europea y está acostumbrado a ganar toda clase de excepciones para ellos: su contribución económica, no adoptar el Euro compartido por 19 países pese a ser una de las potencias económicas, estar fuera de los 29 países de la zona Schengen...etc..

Por contra, la libre circulación de bienes y servicios, eliminación de aranceles, etc. ha hecho mas fácil el comercio con sus, hasta ahora, socios europeos, que suponen un 44% de sus exportaciones.

Desde el punto de vista demográfico la incorporación en 2004 de Polonia y Eslovaquia produjo un influjo masivo en el mercado laboral menos cualificado, aunque solamente 270.000 “ciudadanos europeos” fijaron su residencia en UK en los últimos 25 años y la tasa de fertilidad está por debajo de los valores de reposición. Aparece el sentimiento, una vez más, de “invasión” y caldo de cultivo para los que estuvieron a favor del Brexit.

La realidad es que los británicos sienten que, pese a sus grandes diferencias, se ha cedido mucho control a tecnócratas de Bruselas no elegidos por “el pueblo”, con una reputación de ser elitistas, ineficaces y no democráticos...(muchos piensan que después de todo el Parlamento Europeo se mueve una vez al mes con un gran coste de Bruselas a Estrasburgo para mantener contentos a los franceses…)

Pero, como se dice en la prensa, si hay algo que los ingleses odian especialmente son las lineas rojas que Bruselas crea en un intento de regular todos los aspectos del mercado europeo, desde la potencia de las bombillas a la cantidad de agua que debe salir por el fluxómetro de un inodoro...

La edad: Las generaciones que han vivido la caída de Muro de Berlin y que han viajado por el espacio Schengen han sido contrarios al Brexit, mientras que estuvieron a favor los mayores de 45 años. El sentimiento identitario europeo es mayormente adoptado por las generaciones jóvenes. El sentimiento de naciones iguales gobernando por consenso choca con el sentimiento de Imperio británico, mas acusado entre los mayores.

El BRexit produce también efectos en otros países como Francia, Italia, Alemania u Holanda, que ahora se plantean la petición de “devolución de soberanía”: Los nacionalistas franceses del Frente Nacional auguran que la Unión Europea será desmantelada en 10 años, mientras que el 28 de Junio la canciller alemana Angela Merkel declaraba que la UE es lo suficientemente fuerte como para aguantar la salida británica. Hungría se plantea un referéndum sobre si la UE puede forzarles a aceptar algunos del mas de 1 millón de refugiados que llegaron a Europa el año último.

Afortunadamente el Art 50, en su apartado 5 establece que si el Estado miembro que se ha retirado de la Unión solicita de nuevo la adhesión, su solicitud se someterá al procedimiento establecido en el artículo 49, que es a efectos prácticos, el procedimiento de un nuevo ingreso...

De momento parece que UK podría estar creando el estado de opinión adecuado para someter la decisión final a votación del Parlamento británico, lo que a la luz del impacto político, económico y social que se ha producido podría dar lugar a la aplicación del mismo Artículo que sirvió para la salida, pero en su apartado 5…Ilustres juristas británicos están tratando de justificar que tal y como se ha adoptado la decisión es contrario a las normas constitucionales inglesas y por tanto un referéndum no legitimo que tiene que ser refrendado por el Parlamento, pese a la opinión personal contraria de Cameron, quien propuso la celebración, y tuvo que dimitir porque el deseo del pueblo británico tiene que ser respetado.